uña encarnada bebés

¿Cómo detectar una uña encarnada en bebés?

Los más pequeños no pueden decirnos claramente qué les molesta, por ello es importante detectar una uña encarnada en bebés, pues se trata de una afección muy dolorosa.

También puede presentarse en adultos, con la ventaja de poder comunicar exactamente lo que les incomoda. Si estás buscando tratar cualquier molestia en tus pies, desde una profilaxis podológica hasta una reconstrucción ungueal en Villanueva del Pardillo, no dudes en acudir a nuestra clínica.

 

Uña encarnada en bebés, ¿cómo la detectamos?

Las uñas de los pies son zonas muy sensibles que necesitan atención adecuada para no causar molestias y complicaciones.

Algunas de sus características son:

  • Son estructuras formadas por queratina y calcio, principalmente
  • Se encuentran en constante crecimiento
  • Su función es actuar como barrera natural para proteger las terminaciones nerviosas

Para detectar una uña encarnada en bebés debemos:

  • Controlar que su crecimiento es correcto y que las puntas no crecen hacia la cutícula.
  • Poner mayor atención en el pulgar, pues es el dedo donde se producen la mayoría de las encarnaciones.
  • Aunque en los dedos de las manos son menos comunes en el caso de los adultos, debemos revisar las de los bebés. Esto ocurre porque sus uñas son más maleables.
  • Si la uña crece hacia abajo causa dolor y supuración, es decir: infección. Puede incluso iniciarse un proceso febril como consecuencia.
  • Si existe inflamación visible, o la piel se vuelve tensa y rojiza, es señal de que algo no va como debiera.

 

¿Qué debemos hacer?

Si percibimos cualquiera de estos síntomas, lo más importante es actuar con rapidez. Cuanto antes acudamos a la consulta del podólogo, menores serán las consecuencias y el dolor.

Los métodos más habituales para tratar la uña encarnada en los más pequeños son los siguientes:

  • Meter los pies en remojo en agua tibia con jabón. Por ejemplo, a la hora del baño. Si puede ser dos veces al día, incluso mejor.
  • Después del remojo, intenta remover la punta de la uña clavada en la carne. Si lo ves demasiado complicado, deja que sea el podólogo quien lo realice.
  • Para evitar las uñas encarnadas, corta las uñas del bebé cuidando que las esquinas queden fuera de los canales de la uña. Ten cuidado, pues las uñas demasiado cortas pueden ser tremendamente incómodas.
  • Aplica povidona yodada o clorhexidina 2 o 3 veces al día.
  • Es posible que sea necesario aplicar también un producto tópico o especial para echar en el agua del baño. Esto aliviará el dolor considerablemente.

 

Al igual que debemos acudir al dentista una vez al año para revisar la salud de nuestra boca, es recomendable visitar también al podólogo. 

La prevención es el mejor tratamiento así que con el fin de detectar una uña encarnada en bebés, tratar hongos y papilomas o, simplemente, asegurarnos de que todo está bien, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *